lunes, 30 de marzo de 2009

UN ORGULLO SER COLOMBIANA


Siempre encontraran una sonrisa y la mejor atención para quienes nos visitan, con nuestros paisajes, música, baile, variedad de comida y artesania. Espero que con este video se motiven a conocer Colombia.

domingo, 22 de marzo de 2009

FRACASOS Y TRIUNFOS DE LA TECNOLOGÍA

¿CÓMO LOGRAR ESTUDIANTES PROACTIVOS?

Es una de las tantas preguntas que los(as) educadores, psicopedagogos y orientadores se hacen a diario en su quehacer pedagógico. Es una competencia que se exige a nivel global, en la “Sociedad del Conocimiento”, donde se mide ante todo el ser competente, pero esta exigencia de proactividad debe partir del ejemplo de nosotros mismos como educadores, entonces, ¿Qué tan proactivo (a) estoy siendo con mis estudiantes para que a partir de ellos mismos generen preguntas, respuestas y acciones significativas en la resolución de sus problemas cotidianos?

La proactividad se alimenta de la iniciativa y de la responsabilidad, de la manera como asumimos los cambios, por lo tanto, se centra en el esfuerzo y la capacidad de persistencia en alcanzar los logros propuestos para liderar su propia vida. ¿En qué edad debemos estimular esta capacidad?, porque esperar a la adolescencia, entre más temprana edad se estimule se podrá lograr estudiantes proactivos, capaces de generar diferentes posibilidades frente a una situación con decisiones propias, especialmente con responsabilidad y criterio. No esperando respuestas sino formulando preguntas para encontrar la solución más cercana a la realidad.
Según, Bateman y Crant, la proactividad supone crear cambio, no sólo anticiparlo. Ser proactivo no consiste únicamente en tener flexibilidad y adaptabilidad hacia un futuro incierto sino que es preciso tomar la iniciativa para cada día mejorar y alcanzar sus metas.
¿Cómo detectar a los(as) estudiantes proactivos?, algunas de sus características son: Siempre resuelven sus preguntas de diferentes formas, emprenden acciones, se anticipan y previenen los problemas, perseveran y son persistentes, siempre se proponen alcanzar sus objetivos, son autónomos y reflexivos. Y ¿Qué debemos hacer para estimular esta capacidad en nuestros estudiantes?
Para fortalecer esta competencia, es necesario recrear experiencias y situaciones, como: generar responsabilidades y liderazgo a los estudiantes, estimular su inteligencia emocional, apoyar el trabajo autónomo y el trabajo colaborativo, la participación e involucrar al desarrollo de proyectos de aula, especialmente a los estudiantes más silenciosos y distantes, motivar a exponer y debatir un tema de interés, aprovechar el uso de las TIC para la construcción de proyectos colaborativos e interactivos, además de interactuar con otros pares no solo de la ciudad, sino del país y a nivel mundial, recrear espacios para compartir experiencias, entre otros.

Realmente, es un objetivo que debe proponer toda institución educativa en su currículo, más que pensar en una serie de contenidos para el año escolar hay aspectos que se deben potenciar para la vida, como fortalecer los pilares de la educación según UNESCO; “Saber-saber”, “Saber–hacer”, “Saber-ser”, que se exige a nivel global, en la cual nuestro papel de educadores “Los actores de la educación” es la de tener una postura crítica, reflexiva y orientadora para estimular el proceso de aprendizaje.

PERTINENCIA PARA ENSEÑAR ASIGNTURAS CIENTÍFICAS (II)

Las ciencias, como una asignatura clave en nuestro proceso de aprendizaje e interacción con todo lo que nos rodea como seres planetarios, especialmente, cuando se trata de donde vinimos y para donde vamos.

No debe estudiarse como una cuestión de conceptos aislados, sino como un sistema que requiere de verificación para dar la mejor solución a un fenómeno o situación. Teniendo en cuenta, los avances científicos – tecnológicos que le permite al estudiante actual tener facilidad de acceso a la información con las diferentes herramientas TICs (Tecnologías de la Información y Comunicación), interactuando con los conocimientos científicos que se desarrollan permanentemente. Entonces, ¿Qué habilidades debemos desarrollar para una mejor adquisición del aprendizaje en este proceso?

Recomiendo, las habilidades Metacognitivas, que son facilitadoras de la calidad del conocimiento, control, orientación y aplicación para la resolución de problemas, conlleva a; El conocimiento del conocimiento no solo del proceso de la persona sino de la tarea y de las estrategias adecuadas para obtener calidad de aprendizaje (s); El control de los procesos cognitivos, como; La planificación (Diseños de los pasos a dar); La autorregulación (seguimiento de sus fortalezas y debilidades); La evaluación (individual y en conjunto); La reorganización (“feedback”, modificar los pasos inadecuados) y la Anticipación (“forward” al avanzar nuevos aprendizajes).
Para desarrollar las anteriores habilidades se requiere de unas estrategias pertinentes y concretas que se trabajen en el aula de clase. Considero las siguientes: Lecturas e indagación; La experimentación; La resolución de problemas; Trabajos y proyectos colaborativos; Mapas semánticos; Mapas Conceptuales; Analogías y Metáforas; Producción escrita; Uso de herramientas TICs (Video, Computadora, Pizarras interactivas, laboratorio, entre otros) y Recursos TICs (Software libre, Blog, Webquest, Redes y Portales educativos, Bibliotecas Virtuales, entre otros).

Pero, ¿Cómo evaluar este proceso de aprendizaje?, además de estar orientando el proceso y generando actividades, recomiendo las siguientes: Elaboración de informes que permite evaluar la fundamentación teórica y la valoración de las conclusiones; La resolución de problemas escritos y argumentados, que permite evaluar el proceso de análisis, explorativo, las relaciones y estrategias desarrolladas; Seminarios, que conlleven a la participación de todos los proyectos de aula trabajados en el grupo; Debates, que lleven a desarrollar la competencia argumentativa y propositiva; Pruebas escritas relacionando situaciones del contexto que motiven a desarrollar las competencias: Interpretativa, argumentativa y propositiva.

PERTINENCIA PARA ENSEÑAR ASIGNTURAS CIENTÍFICAS (I)

Desde muy temprana edad nos inquieta saber por qué suceden los fenómenos naturales o por qué nuestro cuerpo reacciona de diferentes maneras en algunos momentos, entre otros acontecimientos que se presentan en nuestra vida cotidiana. De esta manera, surge la reflexión de cómo se esta abordando las ciencias en el currículo educativo.

Las Ciencias son una exigencia del currículo, pero más que estar plasmado como una asignatura deberíamos preocuparnos en; ¿Qué papel debe asumir los educadores? Y ¿Cómo motivar la pasión por la ciencia?, son algunas de las preguntas claves para empezar. Es importante recordar que la investigación científica surge a partir de la búsqueda de soluciones para encontrar la verdad, ¿Cómo empezar en el aula de clase?, sencillamente a partir de los propios interrogantes de los (as) estudiantes se va potenciando el aprendizaje significativo que conlleva a investigar, de esta manera, potenciando la vivencia de como es el trabajo real de un científico, ejercitando a la observación, indagación, uso del lápiz y papel, interacción tecnológica, recolección de la información, formulación de hipótesis, a través de la construcción de mini-proyectos, que conlleve, al trabajo colaborativo en un espacio real para generar la resolución de problemas y encontrar la respuesta.

Las unidades temáticas deben ser entregadas por el (la) educador (a), siendo analizadas y determinadas con anterioridad, con algunos ejemplos de formulación de problemas y sitios bibliográficos para que los estudiantes indaguen, a partir de esta lectura previa, formulen sus problemas y empiece el proceso para hallar la solución. Es un proceso que el (la) educador (a) va orientando y retroalimentando con teoría e historia científica para guiar el proceso que lleva cada grupo de estudiantes en la búsqueda de una solución, este trabajo a la vez permite favorecer la inteligencia emocional desde el espacio de compartir las ideas y mediar las diferencias para el logro de un objetivo.

El papel de los educadores es primordial para enseñar que el conocimiento científico es alcanzable y no es cuestión de sabios, solo es tener en cuenta la claridad de los procesos de enseñanza y aprendizaje para motivar este conocimiento desde temprana edad, por lo tanto debemos cuestionar ¿Cómo aprende ciencia los estudiantes?, ¿Qué procesos de pensamiento elabora los estudiantes para aprender ciencias? Y ¿Qué aspectos los motiva para aprender ciencias?, en cuanto a nuestra labor docente ¿Por qué es pertinente enseñar ciencias?, ¿Qué debe primar al enseñar en ciencia?, ¿Qué y Cómo se esta enseñando ciencia?, ¿De qué manera somos facilitadores? y ¿Qué es lo que prima en el momento de evaluar?.
Debemos aprovechar la valiosa época y el tiempo de nuestros estudiantes, que llegan desde temprana edad, cautivados y con interrogantes cuando pisan por primera vez la escuela y en aquellos que aún estan interesados por aprender en la universidades, ¿Cómo seguir motivando y cautivando sin perder la contempación, el amor y la admiración por lo simple y complejo que es la naturaleza?.

jueves, 5 de marzo de 2009

COMPONENTES Y ESTRATEGÌAS PARA LA RESILIENCIA

Actualmente, en una época donde la competencia e individualidad se aferra más para lograr estar dentro del mundo competitivo, la fortaleza interna y los recursos externos son dos elementos que deben estar presentes, especialmente, para el desarrollo de la resiliencia, convirtiéndose en algunos casos en un factor de riesgo o de protección, de acuerdo al ambiente que rodea a nuestros estudiantes.

Considero este tema importante, porque todos de una u otra manera en algún momento de nuestras vidas hemos tenido que vivir factores de dolor y amenaza con nuestra integridad, ¿Cuándo aprender a manejar estos sucesos esporádicos o intencionados en nuestras vidas? Algunas persona consideran que se aprende cuando suceda, pero realmente debe ser un proceso educativo y preventivo desde la escuela.

Existen cantidad de componentes, pero menciono los principales a tener en cuenta para trabajar en familia y en el aula de clase; El optimismo, la esperanza y la persistencia para emprender una tarea o metas y desarrollarlas, esto no se logra sino se fortaleció desde temprana edad, por este motivo, se observa en algunos estudiantes y adultos la desmotivación para construir y crecer en medio de la dificultad o el dolor, prefiriendo abandonar sus metas o evadir la exigencia y compromiso que estas requieren, posteriormente, culpar a otros.

De esta manera, desde la familia y escuela debemos generar estrategias que conlleven a estimular la construcción de metas claras, alta autoestima, los valores, la autonomía, la creatividad, la habilidad de resolver problemas, el control de sus emociones e impulsos, el humor, la empatía, destrezas de socialización y el pensamiento crítico, entre otros. ¿Cómo empezar?, A través de actividades como; La lectura, la orientación, el establecer responsabilidades, la practica de un deporte, actividades lúdicas y artísticas, redes de apoyo, creación de proyectos y trabajo comunitario. Las anteriores estrategias como un ideal, deberían trabajarse en conjunto, conformando una red de apoyo familia - escuela.

Aclaro, que el aprender a ser resiliente no tiene una edad determinada, pero lo ideal es crear espacios en la escuela para este aprendizaje, apoyado con unas destrezas de comunicación y socialización asertivas para promover un excelente desarrollo académico y personal en nuestros estudiantes.

INTELIGENCIA EMOCIONAL “UN CLICHÉ O UNA NECESIDAD”

Actualmente, en una época de comida rápida, de Stress, de mecanicismo, de información y de poca comprensión, de productos inmediatos, la Inteligencia Emocional se ha convertido en un tema de interés en todas las disciplinas, especialmente, en la educación, con una generación que ha abarcado otros espacios para aprender, “La virtualidad”, creando otros códigos de información e interacción entre sus pares, cada vez más cercanos o más lejanos, de acuerdo a la relación que estemos estableciendo en el espacio familiar y escolar.

En Chile, el último año se incremento la violencia en el aula de clase, aflorando a otras clases de violencia escolar “El Bullying”, como consecuencia del mayor acceso a Internet, por medio de la información deliberada en Fotolog, comunidades virtuales como Facebook, entre otros, donde exponen su intimidad, pasando a ser objetos de amenazas, humillaciones y acoso sexual (“Grooming”) en la red hasta llegar a la propia muerte. Una situación que no solo le compete a los padres de familia, la escuela sino del gobierno. ¿En qué se ha fallado durante el proceso?

Una de las mayores preocupaciones del gobierno esta en la pobreza, pero que pasa con las otras realidades, como la “Educación”, en diseñar políticas claras y concretas que apunten a potenciar el “Enseñar a pensar”, “Enseñar Ser” y “Enseñar a Hacer”, en relación a un aprendizaje socioemocional que conlleve a mediar las diferencias en la resolución de situaciones y en la biodiversidad cultural, a la vez la capacidad resiliente ante el conflicto, donde no solo se elabore un plan de trabajo en la escuela sino entre padres de familia, a través de Escuela de Padres, que integre los dos espacios que fortalecen la Inteligencia Emocional.
El Termino “Inteligencia Emocional” (IE), aparece por primera vez en 1990 por los psicólogos americanos, Peter Salovey y John Mayer, quienes consideran la importancia de dar prioridad a tres bucles importantes en el ser humano “Motivación – Cognición - Emoción”, que son diferentes y complejos entre sí.
Es una inteligencia genuina basada en el uso adaptativo de las emociones en nuestra cognición de forma que cada persona pueda resolver problemas y adaptarse eficazmente al ambiente por medio de diferentes habilidades. En 1995, Daniel Goleman rescata el término para el desarrollo laboral y se enfoca en los conocimientos de la neurofisiología del cerebro un pilar básico en la teoría de la inteligencia emocional.

La Inteligencia Emocional influye durante toda la vida de manera decisiva en la adaptación social y para el desarrollo laboral, las investigaciones han comprobado que los estudiantes con poca inteligencia emocional tienen una autoestima más baja, mayor sintomatología depresiva, ansiosa e índices mayores de consumo de drogas y violencia.

FRAGILIDAD HUMANA ANTE LA REALIDAD LÍQUIDA

En una época de constante información, donde no hay fronteras, no hay límites de tiempo y espacio para recrear, construir con otros es un id...