jueves, 5 de marzo de 2009

COMPONENTES Y ESTRATEGÌAS PARA LA RESILIENCIA

Actualmente, en una época donde la competencia e individualidad se aferra más para lograr estar dentro del mundo competitivo, la fortaleza interna y los recursos externos son dos elementos que deben estar presentes, especialmente, para el desarrollo de la resiliencia, convirtiéndose en algunos casos en un factor de riesgo o de protección, de acuerdo al ambiente que rodea a nuestros estudiantes.

Considero este tema importante, porque todos de una u otra manera en algún momento de nuestras vidas hemos tenido que vivir factores de dolor y amenaza con nuestra integridad, ¿Cuándo aprender a manejar estos sucesos esporádicos o intencionados en nuestras vidas? Algunas persona consideran que se aprende cuando suceda, pero realmente debe ser un proceso educativo y preventivo desde la escuela.

Existen cantidad de componentes, pero menciono los principales a tener en cuenta para trabajar en familia y en el aula de clase; El optimismo, la esperanza y la persistencia para emprender una tarea o metas y desarrollarlas, esto no se logra sino se fortaleció desde temprana edad, por este motivo, se observa en algunos estudiantes y adultos la desmotivación para construir y crecer en medio de la dificultad o el dolor, prefiriendo abandonar sus metas o evadir la exigencia y compromiso que estas requieren, posteriormente, culpar a otros.

De esta manera, desde la familia y escuela debemos generar estrategias que conlleven a estimular la construcción de metas claras, alta autoestima, los valores, la autonomía, la creatividad, la habilidad de resolver problemas, el control de sus emociones e impulsos, el humor, la empatía, destrezas de socialización y el pensamiento crítico, entre otros. ¿Cómo empezar?, A través de actividades como; La lectura, la orientación, el establecer responsabilidades, la practica de un deporte, actividades lúdicas y artísticas, redes de apoyo, creación de proyectos y trabajo comunitario. Las anteriores estrategias como un ideal, deberían trabajarse en conjunto, conformando una red de apoyo familia - escuela.

Aclaro, que el aprender a ser resiliente no tiene una edad determinada, pero lo ideal es crear espacios en la escuela para este aprendizaje, apoyado con unas destrezas de comunicación y socialización asertivas para promover un excelente desarrollo académico y personal en nuestros estudiantes.

No hay comentarios:

FRAGILIDAD HUMANA ANTE LA REALIDAD LÍQUIDA

En una época de constante información, donde no hay fronteras, no hay límites de tiempo y espacio para recrear, construir con otros es un id...